Guindillas encurtidas

Sencilla forma de preparar encurtidos, en este caso con unas deliciosas guindillas, para conservar las verduras y comerlas con todas sus propiedades.

Receta de guindillas encurtidas

Ingredientes para preparar guindillas encurtidas

  • Guindillas verdes o rojas frescas
  • Vinagre de vino blanco
  • Vinagre de sidra
  • 1 cucharadita de sal

¿Cómo preparar guindillas encurtidas?

  • Lo primero, lavamos las guindillas poniéndolas debajo de un chorro de agua, y luego las sumergimos en un bol con agua fría.
  • Mientras tenemos las guindillas lavándose en el agua, hacemos una mezcla de los vinagres. Echamos la misma cantidad de uno que de otro, siendo la cantidad resultante mayor o menor, en función de la cantidad de guindillas que queramos encurtir.
  • Añadimos también la sal proporcionalmente a la cantidad de guindillas y de vinagre (más o menos, un pellizco por cada 200 ml. de vinagre). Mezclamos bien y reservamos.
  • Una vez que las guindillas están limpias, las sacamos y las seleccionamos, cogiendo las guindillas más o menos del mismo tamaño y del largo similar al frasco de cristal que hayamos elegido para hacer el encurtido.
  • Por último, vamos metiendo las guindillas en el frasco esterilizado con cuidado (con el rabo hacia arriba), pero presionando bastante, las bañamos con el vinagre, de forma que queden totalmente cubiertas, cerramos el bote, y las dejamos reposar dos meses en un lugar fresco y seco.
  • Foto y fuente: el Cocinero Fiel
Nota del autor:

Como se puede ver, preparar las guindillas encurtidas es de lo más sencillo, siendo casi lo más complicado encontrar las guindillas frescas en el mercado.

Podríamos añadir sólo un tipo de vinagre y prescindir del otro, aunque el sabor final de las guindillas encurtidas sería completamente distinto. Por eso, es bueno ir probando hasta conseguir el sabor que más nos guste.